Arquitectura clásica según Vitruvio

Según Vitruvio (De Architectura) la arquitectura se basa en tres principios: estabilidad (Firmitas), utilidad (Utilitas) y gracia / belleza (Venustas). Las tres categorías deben tenerse en cuenta por igual. Por un lado, están destinados a determinar el diseño arquitectónico, por otro lado sirven como criterios para la evaluación del edificio terminado.

Además, Vitruvio define seis términos arquitectónicos básicos: ordenación, dispositivo, euritmia, simetría, decoración y distribución.

La Basílica Palladiana en Vicenza de Andrea Palladio. La arquitectura renacentista transmitió y continuó los principios clásicos de la antigüedad.

“Ordinatio”, “eurythmia” y “symmetria” se refieren a la proporción del edificio. “Ordinatio” representa el “orden de medida”, es decir, la división dimensional apropiada de las extremidades de una estructura, “eurythmia” para la apariencia elegante y la apariencia apropiada en el ensamblaje de los miembros y “symmetria” para la armonía de los elementos individuales. En el primer capítulo del tercer libro, en el que Vitruvio explica las proporciones idealizadas del cuerpo humano, la reducción de sus dimensiones a formas geométricas básicas como el cuadrado y el círculo, así como la base modular de los sistemas numéricos, estas declaraciones para la proporción se profundizan aún más.

“Dispositivo” se refiere a la concepción o disposición del edificio y los planos de construcción necesarios, que define con el diseño, la sección y la vista en perspectiva (“icnografía”, “ortografía” y “escanografía”).

“Decoración” se refiere a la apariencia perfecta de un edificio de acuerdo con las reglas de las convenciones reconocidas. Como ejemplos, Vitruvio. La asignación correcta de tipos de columnas (dóricas, jónicas, corintias) a ciertas deidades en la construcción del templo, la coordinación del exterior y el interior, de los subelementos estilísticos al estilo general, desde las habitaciones hasta las direcciones, etc.

“Distributio” significa, por un lado, la distribución apropiada de los materiales de construcción y los gastos en la construcción y, por otro lado, la construcción apropiada para el residente.

El orden clásico de columnas introducido por Vitruvio todavía se usa en arquitectura.

Diferenciación con la construcción general.

¿Dónde comienza la arquitectura y se detiene el “edificio desnudo”?
Arquitectura del barroco (Wieskirche)
Edificio Art Nouveau: edificio Theresienstein en Hof
Edificio principal de la Universidad Bauhaus de Weimar (1904-1911 según los diseños de Henry van de Velde)

La arquitectura como arte funciona por su calidad de diseño especial y, por lo tanto, difiere del edificio general (ver también estética).

La idea de lo que constituye el logro arquitectónico real en el diseño y la construcción de un edificio, y que eleva el edificio más allá de lo puramente práctico, ha cambiado significativamente en el curso del siglo pasado. Hasta finales del siglo XIX, era sobre todo el uso de formas tradicionales (estilo ) con a menudo adornos ornamentales, en los que el rango artístico se manifestaba como valor agregado y belleza de un edificio en oposición consciente a una pragmática.

Con el funcionalismo del siglo XX, predominó un concepto de arquitectura, dando prioridad al propósito de los edificios (incluidas las construcciones de ingeniería). Al mismo tiempo, los aspectos constructivos, proporcionales y formadores de espacio del edificio se convirtieron en el tema de diseño de la arquitectura. Al mismo tiempo, numerosas representaciones de la modernidad, la progresividad y la expresión del presente han tratado de dar primacía a la arquitectura funcionalista. Esta comprensión funcionalista de la arquitectura se aflojó en movimientos como el posmodernismo y el deconstructivismo.

La Sagrada Familia

La Sagrada Familia, es una enorme basílica ubicada en Barcelona (España) Ha sido construída y diseñada por el arquitecto catalán Antoni Gaudí. Iniciada en 1882, todavía está en construcción. Esta basílica es la obra maestra del artista Antoni Gaudí, y el máximo exponente de la arquitectura modernista catalana. Es uno de los monumentos más visitados de España, junto al Museo del Prado y la Alhambra de Granada,​ y es la iglesia más visitada de Europa tras la Basílica de San Pedro del Vaticano.​ Cuando esté finalizada será la iglesia cristiana más alta del mundo.

La Sagrada Familia es un reflejo de la plenitud artística de Gaudí: trabajó en ella durante la mayor parte de su carrera profesional, pero especialmente en los últimos años de su carrera, donde llegó a la culminación de su estilo naturalista, haciendo una síntesis de todas las soluciones y estilos probados hasta aquel entonces. Gaudí logró una perfecta armonía en la interrelación entre los elementos estructurales y los ornamentales, entre plástica y estética, entre función y forma, entre contenido y continente, logrando la integración de todas las artes en un todo estructurado y lógico.

Desde 1915 Gaudí se dedicó prácticamente en exclusiva a la Sagrada Familia, que supone la síntesis de toda la evolución arquitectónica del genial arquitecto. Después de la realización de la cripta y el ábside, todavía en estilo neogótico, el resto del templo lo concibió en un estilo orgánico, imitando las formas de la naturaleza, donde abundan las formas geométricas regladas. El interior debía semejar un bosque, con un conjunto de columnas arborescentes inclinadas, de forma helicoidal, creando una estructura a la vez simple y resistente. Gaudí aplicó en La Sagrada Familia todos sus hallazgos experimentados anteriormente en obras como el Parque Güell o la cripta de la Colonia Güell, consiguiendo elaborar un templo estructuralmente perfecto a la vez que armónico y estético.

La Sagrada Familia tiene planta de cruz latina, de cinco naves centrales y transepto de tres naves, y ábside con siete capillas. Ostenta tres fachadas dedicadas al Nacimiento, Pasión y Gloria de Jesús y, cuando esté concluida, tendrá 18 torres: cuatro en cada portal haciendo un total de doce por los apóstoles, cuatro sobre el crucero invocando a los evangelistas, una sobre el ábside dedicada a la Virgen y la torre-cimborio central en honor a Jesús, que alcanzará los 172,5 metros de altura. El templo dispondrá de dos sacristías junto al ábside, y de tres grandes capillas: la de la Asunción en el ábside y las del Bautismo y la Penitencia junto a la fachada principal; asimismo, estará rodeado de un claustro pensado para las procesiones y para aislar el templo del exterior. Gaudí aplicó a La Sagrada Familia un alto contenido simbólico, tanto en arquitectura como en escultura, dedicando a cada parte del templo un significado religioso.

Durante la vida de Gaudí solo se completaron la cripta, el ábside y, parcialmente, la fachada del Nacimiento, de la que Gaudí solo vio coronada la torre de San Bernabé. A su muerte se hizo cargo de la construcción su ayudante, Domingo Sugrañes; posteriormente, ha estado bajo la dirección de diversos arquitectos, siendo Jordi Faulí i Oller director de las obras desde 2012. En la decoración escultórica trabajaron artistas como Llorenç y Joan Matamala, Carles Mani, Jaume Busquets, Joaquim Ros i Bofarull, Etsuro Sotoo y Josep Maria Subirachs, autor este último de la decoración de la fachada de la Pasión.

La obra que realizó Gaudí, es decir, la fachada del Nacimiento y la cripta, fue incluida en 2005 por la Unesco en el Sitio del Patrimonio de la Humanidad «Obras de Antoni Gaudí». Es un monumento declarado en el registro de Bienes Culturales de Interés Nacional del patrimonio catalán y en el registro de Bienes de Interés Cultural del patrimonio español con el código RI-51-0003813.​ Es además, desde 2007, uno de los 12 Tesoros de España.​ También en 2007 fue elegida una de las Siete Maravillas de Cataluña.​
El templo fue declarado basílica menor el 7 de noviembre de 2010 por el papa Benedicto XVI.​ Ese año la recién construida nave principal del templo recibió el premio Ciudad de Barcelona de Arquitectura y Urbanismo.